Texto de Sebastian, su viaje

A veces un viaje suele ser tan largo que uno mismo siente como si flotara de manera permanente, aunque tenga los pies bien clavados en la tierra. Esto sucede hasta que finalmente la cabeza logra comprender que ya no habrá regreso.
Mi viaje comenzó hace muchos años, unido a una columna de hombres que avanzaban a marchas forzadas, doblados bajo el peso de enormes mochilas.
Primero fui soldado, hace más de una década en un archipiélago. Allí fue donde vi la guerra de verdad por primera vez.
Más tarde fui aprendiz de boxeador, hace años en las noches de una ciudad. Me alejé de la milicia y del ring.
Me fui de mi país buscando alejarme de todo, de la oscuridad, del pasado, de la incertidumbre diaria de unas calles desbordadas de violencia, del sin sentido, de la claustrofobia de saberme en una vida sin futuro. Necesitaba respirar, curar las malas fotos guardadas en la mente.
Viajé hacia el Norte. Aquel país era inmenso y hermoso. Tenía desiertos, llanuras, sierras y muchas costas sobre el mar. Tenía volcanes y alcoholes y tortillas y muchos indios que se vestían de vivos colores. Una vez, en unas aguas de aquel país, fui a la deriva en un kayak hasta que una tempestad de poniente me arrojó sobre la costa. Allí conocí a gentes increíbles, hice amigos, hermanos del camino, viví placeres y noches eternas, vi pueblecitos de caña con paredes blancas pintadas a la cal, iglesias enterradas hasta la mitad en piedras negras, muertos que bailaban y la salsa mas picante del mundo. Allí también conocí el hambre. Pero un día volví a irme.
Luego de unos años viviendo en aquel lugar me dirigí al Sur, siempre al Sur, hacia los países cálidos y soleados que había recorrido primero. Un tiempo antes había llegado a la bahía de Epistoki, en una isla de piedra donde abundaba el cobre y donde se hablaba el griego y el turco, y, en fin, adonde también residían unos sacerdotes ortodoxos en un gran monasterio de madera.
Más tarde llegué a un pequeño país entre montañas y bosques, en el centro de Europa. Los antepasados de esa patria fueron primero soldados de una confederación y luego mercenarios, porque eran pobres y solo tenían el hábito de la guerra. Allí me recibieron en un campamento de obreros. Había hombres grandes, algunos leñadores, casi todos barbudos, cuya lengua tosca gravitaba entre el alemán y el francés. Usaban máquinas y tractores para demoler la piedra, pero también herramientas tradicionales para excavar la tierra y cortar los árboles. Eran hombres rudos. Me uní a ellos.
Los obreros me otorgaron una herramienta para picar la piedra. El cabo y la punta eran de hierro, con una goma opacada por el uso y por el sudor. Pesaba mucho más de lo que aparentaba.
Allí en los Alpes, aprendí algunas cosas nuevas.
Cuando un hombre viaja a un país lejano, debe prepararse para olvidar muchas de las cosas que ha aprendido antes, y adquirir las costumbres propias de la vida en el nuevo país. Debe abandonar los viejos ideales y dioses y, a menudo, revertir los propios códigos que delinearon hasta entonces su conducta. Para quienes tienen la facultad proteica de la adaptación, la novedad de semejante cambio puede ser inclusive una fuente de placer. Pero para aquellos que se aferran a los carriles en los que fueron creados, la presión de un entorno así modificado resulta insoportable, y se irritan en cuerpo y alma bajo las nuevas restricciones, que no comprenden. Esta irritación hace al hombre reaccionar, produce males diversos y conduce a más de una desgracia.
Migrar no es para cualquiera. El hombre que no sepa adaptarse a la nueva rutina haría mejor en volver a su país. Si dilata demasiado su regreso, es muy posible que muera.

Texto de Sebastian Galarza – Blog el corsario redactor – un argentino en Suiza

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

Publicado por Nadia Perino DF

Soy COUNSELOR (Consultora psicológica) - Profesional de la AYUDA. Me especializo en acompañar a personas de manera ONLINE; facilitándoles mejorar su calidad de vida a través de un espacio de escucha, exploración y reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: