Walter Castillo Anizan

Argentino cantante de ópera viviendo en Alemania

Nacido en Morón, zona oeste de Buenos Aires, Walter ha atravesado muchísimos obstáculos para llegar a ser quien es hoy. Una persona de coraje, con sueños cumplidos, lleno de esperanzas y deseos.

Cantante de ópera en Europa, profesor de canto, creador de compañías musicales, portador de un carisma como pocos y comprometido en el servicio social.

Viene de una familia humilde de recursos y humilde de corazón y de un barrio que, con todo lo que implica, les aseguro que no le hizo fácil su despliegue.

Ya a los 7 años recuerda el primer desafío que le marcó la vida: su padre fue asesinado y, para ese entonces, ya no creía en el valor del “matrimonio” porque las peleas y sufrimientos eran moneda corriente que reafirmaban su rechazo.

Para sus 11 años trabajaba a la par de los adultos, llevando un respiro a su familia para que juntos salieran adelante ante las necesidades básicas que faltaban cubrir.

Ha trabajo en un mercadito de barrio acompañado de una vecina que lo apadrinaba y cuidaba. Luego, empezó en el Mercado Central donde allí, además, tenía la posibilidad de recoger comida (fruta y verdura) que nadie quería y llevarla a su casa para también compartir con vecinas en la misma situación. Gran comunidad y ya de chico su marcada vocación de servicio se veía reflejada.

A sus 12 años sintió necesidad de entrar a un coro barrial, el canto lo llamaba y quería probar de qué se trataba. Pero fue desestimado una y otra vez durante varios años y en cada lugar que se presentaba. Le decían que cantaba mal, que no servía, y él, a pesar de esos golpes a la autoestima, se sostenía firme en su deseo interior.

Ya para entonces la discriminación se hacía más presente y evidente. Su situación económica, su color de piel y su orientación sexual, eran los motivos… entonces su corazón necesitaba con más fuerza expresar todo ese sentir y anhelaba hacerlo a través del canto.

Con tantas puertas cerradas Walter se mantenía con la fortaleza de vivir en la alegría y luchar por su sueño.

Que fácil hubiera sido optar por otros medios de expresión tan a mano que tenía como la droga, la violencia o caer en depresión.

En el Conservatorio de Morón donde estudió en su juventud se topó con una voz de apoyo que vio más allá de la superficie, Karina, y le facilitó el contacto de Adelia Saccaggio quien tenía un coro barrial en Haedo. Adelia lo recibió con mucho entusiasmo y le dio clases gratis de canto todos los días durante un año. (Aquí, me atrevo a confirmar, que fue otra nueva etapa para Walter).

¡Había personas que confiaron en él, lo apoyaron y apalancaron a crecer! ¡Él siempre atento no dejó pasar la oportunidad! Y aquí comienza un nuevo recorrido.

Su viva voz era fruto de su experiencia, sólo necesitaba un puente que uniera el paso y se hizo escuchar.

Y los obstáculos fueron mutando: ¡peligrosa intervención quirúrgica en puerta! Se enfermó de neumonía, pero recibió un mal diagnóstico que lo llevó a tres operaciones riesgosas de pulmón, una toracotomía y le quitaron trozos de dos costillas. Dos años completos de recuperación con morfina de por medio y mucha asistencia – siempre presente su red de afectos, como lo fue Mary.

Tuvo que empezar de cero a utilizar su voz, con cuidado y de a poco.

¿Qué decidió hacer después de semejante suceso?

¡No lo paró nada ni nadie! Se presentó varias veces en el Instituto Superior del Teatro Colón para estudiar allí y finalmente fue aceptado en la carrera de Director General de Escena. En aquellas épocas cantó en el mismísimo Colón, en El Maipo y en el Argentino de La Plata, entre otros.

En 2007, con su profesión encaminada, se presenta a la beca de la “Accademia Musicale Santa Cecilia” en Roma donde queda seleccionado sólo un latinoamericano. ¡y fue elegido!.

El viaje en avión y encima hacia otro continente fueron un gran esfuerzo y superación personal que atravesó. Su familia, aunque lo apoyaban y celebraban, estaban asustados por la experiencia y le hacían llegar toda esa angustia e incertidumbre. Fue muy difícil para él, pero llegó a Roma….

Necesitó tan solo 3 meses allí para que se diera cuenta de que él “no nació para ser cantante, sino, para ser feliz”. La exigencia por cumplir con los “repertorios de Otro” y no de sí mismo lo condujeron a renunciar a esta oportunidad de triunfar en los mandatos y a confiar en las nuevas oportunidades de vivir en congruencia que se le presentaran.

¡Y así fue! Casualmente en ese mismo viaje conoce a quien hoy es su marido, Stefan, que después de muchos años de idas y vueltas se casan, no una sino ¡3 veces!

En ese primer encuentro Stefan le pide casamiento con escena romántica y todo ¡pero Walter no acepta! Era muy pronto y además no creía en el matrimonio.

Volviendo del viaje de la beca Walter se encuentra con todas las puertas cerradas en Argentina por tomar “semejante” decisión. Sólo consiguió trabajo en un call-center y resalta que fue muy importante para él el espacio de ayuda psicológica, reflexión y exploración que recibió para superar toda la presión, trabajar sus dolencias e ir por su bienestar.

Cuando vuelve a Alemania por trabajo en el 2010, se reencuentra con Stefan y convive con él por primera vez. En 2014 grabando un disco y en plena gira por Europa lo quieren deportar por la falta de un papel y pudo sortear ese momento porque confirmaron que la relación de ellos era verdadera. Este empujoncito los hizo reconfirmar su amor y ahora sí a través de la boda: ¡se casaron en Alemania, en Argentina y en Dinamarca!

Ahora Walter vive un poco en Argentina y un poco en Alemania con Stefan.

En Argentina formó la compañía de opera para niños “Cantacuentos cuentos cantados” y las compañías de opera para adultos “Opera Viva” y “Encantados”. Y en Alemania “Konfluencia” con quien lleva y trae artistas de todo el mundo a todo el mundo.

En todas las compañías que tiene realiza trabajos de servicio social, especialmente para India y Kenia. ¡Y tiene muchísimas ganas de que siga creciendo esta red de canto y apoyo!

Hoy él está lleno de recompensas que le regaló la vida y que fue construyendo.

¿Será que el coraje, la confianza y la vida auténtica pueden hacer magia en nuestras vidas?

Texto de Nadia Perino

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

Video parte 1

Video parte 2

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este material escrito, audio-visual.

Aprenderás a Amar

~ Aprenderás a amar a la fuerza.

Cuando sientas que hay aire para vos, y es puro. Tan cerca de tu piel.

Aprenderás a amar a la fuerza, cuando quieras cerrar los ojos para no ver.

Aprenderás y vivirás del amor.

Vivirás en amor

Vivirás.

Y Amor.

Escrito por Nadia Perino Clr – Prof. de la ayuda

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Nadia Perino®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

LinkedIn

Instagram

Facebook

Web – Blog

Palabras para Walter

~ Un día conocí tu rostro. Un brillo blanco lo iluminada entre tanta oscuridad. Es de esas sonrisas que siempre están presentes, agradeciendo la vitalidad.

Cuando era niña apenas sabía tu nombre, no me podía acercar, tenía prohibido pisar tu vereda y ni hablar de querer conversar. Para mi fuiste un misterio que hoy se revela en magia total.

Cuando era niña nos conocíamos y apenas te podía mirar. Parece un relato de enamorados, pero es una historia real de desencuentros humanos entre tanta mediocridad. Vos me transmitías frescura, alegría y generosidad. ¡Hoy además te encuentro fuerte y con muchísimo por andar!

¡Gracias por recibirme en tan cálido reencuentro!

Vos me viste crecer de cerca, frecuentando mi casa, jugando con mis hermanos, recorriendo mis primeros años; en cambio yo, te vi crecer de lejos… muy lejos y no tengo anécdotas para sumar.

En aquel barrio humilde que nos parió, nos contuvo y nos vio crecer, en aquel barrio que llenó de obstáculos nuestros caminos, es aquel el Barrio que nos regaló cada experiencia que construye día a día nuestro Ser. Agradecidos y conectados, nos une algo más, una complicidad de aventuras y de Amar por Amar.

¿Qué tanto nos importan las épocas de discriminación que allí se gestaron? ¿Qué tanto valió cada segundo que allí transitamos? Todo fue valioso porque sembraron el Fruto que tanto deseamos y que hoy disfrutamos. Nosotros mismos y nuestros seres queridos regamos ese árbol, nuestro propio Árbol que hoy transformamos.

Hay nuevos rumbos. Has nuevas semillas que desparramar.

Y los nuevos frutos que compartimos son creadores de realidad – creadores de Raíces, de fuerza humana que se despliega entre tanta Tierra mojada y fertilidad.

Nueva Tierra y Alimentos, misma Raíz.

Nuevas Semillas y Frutos para repartir.

Gracias.

Para Walter Marcelo Castillo Anizan

Ph: Jeremy Bishop – Unsplash / Representando nuestro gran árbol de la plaza del centro de Morón

Escrito por Nadia Perino Clr – Prof. de la ayuda

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Nadia Perino®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

LinkedIn

Instagram

Facebook

Web – Blog

La mirada de mi abuelo

Prometía más que un corazón sincero,

mirada que todo lo dice,

mirada que nada espera.

Su bandera verde, como las montañas,

blanca como la nieve,

y el rojo de la sangre,

torrente de bravos genes.

Con fortaleza y convicción

preparaba el terreno,

para cultivar la huerta, rodeada de sol,

de vid, de néctar,

herencia de sus tierras.

Sus ojos vieron la guerra,

soldado de los sueños,

hombre fuertes si los hay,

uno de ellos mi abuelo.

De corazón agradecido,

con andar apresurado y

mirar sereno.

Sus ojos claros, verde mar intenso,

de costa Abruzzesa y Napolitana.

Cuando viajé a su pueblo natal,

pude entender, la mirada de mi abuelo, a veces fria, y destellante de nostalgia,

a veces cálida, compasiva, y

otras veces ausente de esperanza.

Su éxodo gran aventura,

su éxito cruzar un océano,

que trajo el pan a sus manos.

Quizas no era la América que le prometieron, pero él vio frutos bajo el cielo.

Lo ví laborioso y entusiasta,

lo escuché con canciones que se llevaban aplausos y también las penas.

Lo olía cocinando manjares para familia y paisanos.

Mi abuelo astuto, libre, soberano.

Su decisión acertada, seguir siempre viviendo.

Lo recuerdo como a un héroe,

arriesgado, leal, decidiendo.

No olvidaré jamás,

la mirada de mi abuelo.

Texto de Eliana Iannotti – una argentina que viajó a Italia por tres semanas a cumplir un gran sueño – nos transmite su sentir inmigrante, ese sentir que muchos compartimos…eligió como protagonista a su abuelo Gennaro.

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material audio visual.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

Ph: Tyler Parteka

Acompañame, estoy creciendo

~ Envuelto en un mar de emociones y sensaciones confusas, en un mundo donde quieren decidir todo por mí – como si supieran cuáles son mis deseos y mis temores 👉 siempre hay alguien dispuesto a decir lo que siento… 🤯 BASTA! Es suficiente, quiero mi vida. ¡Tengo valentía de sobra! (Está un poco escondida u oculta en estos sobresaltos inesperados de pasión..😅)

~ ¿Les parece q vaya de a poco? Quiero ver qué onda esta selva de adultos enloquecidos, amargados, insoportables, quemacoco y que NO ME ENTIENDEN NADA! 😲 Algunos son pura franela! Todo es hermoso me dicen… puaj🤮 Mejor haceme CREER que SÍ soy capaz, que puedo sólo, que puedo aprender a pedir ayuda cuando la necesito de verdad, que merezco independencia y que ya estoy aprendiendo ese tema de las responsabilidades.. 😩 Sí, ya entendí que la infancia ya fue, que ya no soy un niño, que bla bla bla… pero… ¿seguro? ¿Vos estas seguro? Porque a veces me confundís, y en esas ocasiones necesito de tu confirmación..

✈ Quiero volar…¡muy alto! (Y si es posible.. lejos…) No quiero quedar atrapado en tu modo de vivir. Quiero conocer otras realidades, quiero elegir qué vida quiero vivir; pero, acompañame.Esto es demasiado como para agregar tus problemas a los míos… ¿Vas a poder ACOMPAÑARME en este viaje…el mío? Esta es la manera que quiero que me ayudes; no me des la mano, dame tu PRESENCIA 🙏 CONFIÁ EN MÍ, pero de verdad, no de mentira. Porque… ¿y si me caigo?, ¿qué? ¿Qué me va a pasar? ¿Qué te va a pasar a vos si yo me caigo? No vas a poder barrer los peldaños de cada paso que estoy por dar. A menos que tengas un poder mágico de saber cuál es ese paso. (Y eso sería muy extraño…) ¿VOS SABES QUÉ PASOS QUIERO DAR? Yo no lo sé. Estoy luchando primero por mi lugar y por tener el poder de mi vida, y tus ansias de saber y tus preocupaciones me sofocan…Quiero que sepas que deseo ser otra persona a la que esperas de mí y necesito que lo aceptes. Así sí me ayudas, así me amas.Seguro que voy a desafiar tus miedos, preparate…

¿Podes notar que tengo demasiadas cosas de qué ocuparme?No me humilles, no me desprecies, no enloquezcas. SOY YO, siempre yo; nada más que un poco más grande y con muchas ganas de apropiarme del 🌍 mundo para conocer QUIEN SOY, quien voy siendo y quién quiero ser. GRACIAS

🌍 Acompañando adolescentes ¡Te espero! ¡Donde sea que estes! 🌎

Escrito por Nadia Perino Clr – Prof. de la ayuda

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Nadia Perino®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

LinkedIn

Instagram

Facebook

Web – Blog

Cuando el cielo es

Cuando el cielo es otro, las estrellas que busco no las encuentro. Las Tres Marías se disfrazan de Magdalenas, el Puñal se esconde tras el firmamento que rasga y la Cruz del Sur transmuta en Osa Mayor. Y el descanso de sólo mirarlo es otro descanso, cambia a ilusión, se vuelve obsesión.

Cuando el cielo es otro, las sombras del estío son largas como las de estos fríos, las noches no siempre son negras y los bosques se dejan caminar.

Cuando el cielo es otro, te contagia.

Texto de Larisa Ambroggio – una argentina en Finlandia

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

¿Qué es un Counselor?

¿¿Qué es un #Counselor??


~ ¡Somos profesionales de la ayuda! 😊
¡Para mí es una profesión muy sentida y un estilo de vida, un modo de estar en el mundo … 🌍
👉 Nos dedicamos a escuchar con el corazón ❤ a acompañar a cada persona que nos consulta en sus experiencias de vida donde crecer 🌳 y encontrar su bienestar son prioridades.
💙 También sostenemos en aquellos momentos donde el dolor pesa y las angustias tapan la alegría.
.
☔ ¡Para formarnos como Counselors hacemos un trabajo inmenso! Un viaje interno muy profundo donde sacudimos todas nuestras certezas y nos reencontramos con esas incertidumbres que escondíamos por ahí… 🏞 En ese recorrido nuestro cuerpo-mente-alma se transforman por completo y nos preparamos así para recibir a quién llega a nuestro consultorio para trabajar juntos 🙏
.
👥 En esos encuentros nos sentimos iguales, como seres que sentimos y que nos ayudamos mutuamente, donde lo más valioso es la construcción de un Vínculo 💎 y nuestro rol es potenciar el poder de la persona, colaborar con ese reencuentro con sus recursos internos y buscar juntos nuevas herramientas disponibles en su entorno.
.
😍 “Estoy en presencia con todo lo que soy y lo que fui. Yo confío en vos como alguna vez confiaron en mí. Eso hacemos, ni más ni menos. Escuchar, permanecer, avanzar, retroceder y volver a avanzar”. 😍

FELIZ DIA COUNSELORS!!! 😘🤩🤗

🌍 ¡Te espero! ¡Donde sea que estes! 🌎

Escrito por Nadia Perino Clr – Prof. de la ayuda

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Nadia Perino®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

LinkedIn

Instagram

Facebook

Web – Blog

Texto de Juan, viajero eterno del tiempo

Inmigrante, viajero del tiempo y del dolor

que dejaste una casa vacía, un abrazo escondido

una carta sin firma,

una lágrima tibia que no se secó.

Inmigrante, de sangre caliente y puño cerrado,

que un día abriste tu puerta buscando horizontes,

que te van a hablar de fortalezas, de resiliencia,

si en tu alma, la vida, esas bellas palabras ya te tatuó.

A vos te escribo estos versos

a vos viajero eterno del tiempo y espacio

que sé, que estás esperando

un tren que aún no llegó.

Texto de Juan Itzcovichs – un argentino en Chile

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

Texto de Sebastian, su viaje

A veces un viaje suele ser tan largo que uno mismo siente como si flotara de manera permanente, aunque tenga los pies bien clavados en la tierra. Esto sucede hasta que finalmente la cabeza logra comprender que ya no habrá regreso.
Mi viaje comenzó hace muchos años, unido a una columna de hombres que avanzaban a marchas forzadas, doblados bajo el peso de enormes mochilas.
Primero fui soldado, hace más de una década en un archipiélago. Allí fue donde vi la guerra de verdad por primera vez.
Más tarde fui aprendiz de boxeador, hace años en las noches de una ciudad. Me alejé de la milicia y del ring.
Me fui de mi país buscando alejarme de todo, de la oscuridad, del pasado, de la incertidumbre diaria de unas calles desbordadas de violencia, del sin sentido, de la claustrofobia de saberme en una vida sin futuro. Necesitaba respirar, curar las malas fotos guardadas en la mente.
Viajé hacia el Norte. Aquel país era inmenso y hermoso. Tenía desiertos, llanuras, sierras y muchas costas sobre el mar. Tenía volcanes y alcoholes y tortillas y muchos indios que se vestían de vivos colores. Una vez, en unas aguas de aquel país, fui a la deriva en un kayak hasta que una tempestad de poniente me arrojó sobre la costa. Allí conocí a gentes increíbles, hice amigos, hermanos del camino, viví placeres y noches eternas, vi pueblecitos de caña con paredes blancas pintadas a la cal, iglesias enterradas hasta la mitad en piedras negras, muertos que bailaban y la salsa mas picante del mundo. Allí también conocí el hambre. Pero un día volví a irme.
Luego de unos años viviendo en aquel lugar me dirigí al Sur, siempre al Sur, hacia los países cálidos y soleados que había recorrido primero. Un tiempo antes había llegado a la bahía de Epistoki, en una isla de piedra donde abundaba el cobre y donde se hablaba el griego y el turco, y, en fin, adonde también residían unos sacerdotes ortodoxos en un gran monasterio de madera.
Más tarde llegué a un pequeño país entre montañas y bosques, en el centro de Europa. Los antepasados de esa patria fueron primero soldados de una confederación y luego mercenarios, porque eran pobres y solo tenían el hábito de la guerra. Allí me recibieron en un campamento de obreros. Había hombres grandes, algunos leñadores, casi todos barbudos, cuya lengua tosca gravitaba entre el alemán y el francés. Usaban máquinas y tractores para demoler la piedra, pero también herramientas tradicionales para excavar la tierra y cortar los árboles. Eran hombres rudos. Me uní a ellos.
Los obreros me otorgaron una herramienta para picar la piedra. El cabo y la punta eran de hierro, con una goma opacada por el uso y por el sudor. Pesaba mucho más de lo que aparentaba.
Allí en los Alpes, aprendí algunas cosas nuevas.
Cuando un hombre viaja a un país lejano, debe prepararse para olvidar muchas de las cosas que ha aprendido antes, y adquirir las costumbres propias de la vida en el nuevo país. Debe abandonar los viejos ideales y dioses y, a menudo, revertir los propios códigos que delinearon hasta entonces su conducta. Para quienes tienen la facultad proteica de la adaptación, la novedad de semejante cambio puede ser inclusive una fuente de placer. Pero para aquellos que se aferran a los carriles en los que fueron creados, la presión de un entorno así modificado resulta insoportable, y se irritan en cuerpo y alma bajo las nuevas restricciones, que no comprenden. Esta irritación hace al hombre reaccionar, produce males diversos y conduce a más de una desgracia.
Migrar no es para cualquiera. El hombre que no sepa adaptarse a la nueva rutina haría mejor en volver a su país. Si dilata demasiado su regreso, es muy posible que muera.

Texto de Sebastian Galarza – Blog el corsario redactor – un argentino en Suiza

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro

Emigración y la definición de difícil

Vivir en Argentina es difícil por más te sea cotidiano. Tengas dinero o no, trabajo o no, o cualquier cosa nada parece lineal en Argentina. Los trámites son difíciles, los impuestos no te vuelven en servicios, existe la inseguridad y tantas cuestiones que llegaron a mal acostumbrarse.

Vivir en España parece fácil y lo es. Lo es cuando has logrado una adaptación física, mental y emocional de corto y largo plazo. Lo es cuando has logrado hacerte con tu hogar, tu trabajo y las proyecciones. Lo es cuando tu familia se acostumbra también y tan bien como uno. Lo es cuando se naturalizan muchas cuestiones que antes eran ajenas, que no debe confundirse con españolizarse. Lo es cuando no tienes nostalgia, cuando te pierdes eventos en Argentina y ya no te duele, cuando te lleves bien con las distancias, con las visitas y con la idea de no saber cuándo volver a ver a un ser querido. En fin, lo es cuando lo es, cuando es cotidiano, cuando se logró un difícil y largo proceso.

Emigrar es difícil. A diferencia de vivir en Argentina, es una dificultad no cotidiana. En ese aspecto para muchos resulta más difícil aún que sobrevivir en Argentina. Emigrar implica prepararte mental y económicamente, juntar euros de a 140 pesos para que vuelen más rápido de lo pensado. Emigrar es tener menos resortes: salvo que tengas algún pariente que te de techo o que alguien te pague el pasaje de vuelta si no funciona, te tenés que arreglar por las tuyas. Digo por las tuyas porque hay poco tejido de colectividad: esto no es como el Círculo Gallego de BA hace cien años que sabían cuando llegaba el barco y preparaban conventillos y oficios. Eso no pasa aquí y quiero que se entienda. Emigrar es perder la cotidianeidad: las costumbres argentinas son de Argentina y nada más; hay cosas parecidas y otras que no.

Emigrar es difícil. Para opinar hay que haber emigrado: ni siquiera vale ser viajado o haber estado tres meses en otro sitio. Los resultados de tu emigración los ves cuando pagas impuestos, cuando te enfermas, cuando pasa algo en Argentina y reaccionas como si estuvieras en el extranjero. Opinar sin haber emigrado es como quien opina de paternidad teniendo sobrinos.

Emigrar es difícil. Nadie tiene el truco o la papa. Cada uno hace su camino y no existe más truco: que tener la posibilidad de hacer los papeles y no dormirse, de haberse formado y de haber preparado la emigracion. Algo clave en todo es que: no hay atajos y ni siquiera hay que plantearlo. Por eso, ante preguntas de esta indole algunos responden mal, sin justificar la mala educación. Ninguno de los que están asentados hace años en España la tuvo fácil: desde el que vino como directivo de empresa hasta el que llegó sin papeles hace ya años, muy común en la camada 2000/4.

Emigrar es difícil y más en estos tiempos de pandemia. Es probable que el mundo se recupere más rápido que de la crisis anterior pero el golpe ha sido fuerte a nivel mundial.

En fin, como parte de mi vida y tras conocer muchísima gente con destinos variados, quería resumirles la idea. Planifiquen mucho, formense a nivel académico, junten mucho dinero para hacer una reserva, fijen bien sus expectativas y si bien se pide mucha ayuda cuando llegas aprende a ser lo más independiente posible.

Texto de Martín Gonzalez Araujo Esquerre – un argentino en Madrid

Todos los derechos reservados (copyright) 2020 Argentinos por el mundo El reencuentro®️
Queda prohibido copiar, reproducir, distribuir, publicar, transmitir, difundir, o en cualquier modo explotar cualquier parte de este este material escrito.

Grupo Argentinos por el mundo El reencuentro